Restaurantes22/04/2015

Dos pastas perfectas

Como todas las ciudades del mundo (relativamente) civilizado, México ha estado y volverá a estar enamorado de la cocina italiana. Aquí, dos ejemplos de esta unión felicísima.

Trattoria della Casa Nuova: spaghetti puttanesca

La máxima salsa para pasta es el sugo alla puttanesca: salsa napolitana de aceite de oliva, ajo, peperoncino, anchoas aplastadas, jitomates, alcaparras, aceitunas negras, perejil. (Nadie sabe realmente bien cómo obtuvo ese nombre, demasiado tentador para los etimologistas de sobremesa.) Es una salsa salada, olorosa, fuerte, calenturienta. Y en la Trattoria saben exactamente como hacerla. Ve, pruébala, prepárate para una humedad.

Avenida de la Paz 40, San Ángel; T 5616 2288

Fiesole Ristopizzeria: lasagnetta con ragú

Hasta hace poco al Fiesole solíamos ir por su tentáculo de cachorrito pulpo asado a la brasa, acompañado con arúgula, limón, hojuelas de chile y aromático a tizne de leña, por su suavemente amarillo risotto con camarones y azafrán, por su pequeña provoleta con jitomatitos deshidratados, por su chamorro de ternera cocinado en su jugo, por su pizza de atún y cebolla; también por su muy carta de vinos, elegida con gusto y generosidad –ejemplo: el siciliano Planeta La Segreta, 300 varitos– y por el hecho de que ahí dentro los celulares no tienen señal. Luego probamos su lasagnetta: redonda, sin fisuras, decadente, grasosa, y con un ragú que delata llevar muchas horas en la cazuela. Un clásico instantáneo.

Avenida del Parque 2 esquina Revolución, Tlacopac; T 5663 1772

Dos finalistas: lasagna con ragú de pato en Bellaria (Masaryk 514, Polanco), municiones con langosta cucaracha en Rosetta (Colima 166, Roma).

GLAM OUT

¿Te gustó? Compártelo o deja tu comentario

       

TOP DE NOTAS !