Restaurantes22/08/2013

Bretón / Rosticeros

Quién sabe si hacía falta una rosticería en la ciudad de México (hay centenas) pero qué bien ha caído esta, que vino a enguapecer ese alimento primordial: el pollo rostizado.

Y los elementos que lo acompañan: los frijoles, que aquí se hacen con extracto de rostizados; el pan para la torta, que aquí proviene de la buena gente de Masa Madre; el jugo, que aquí se desentiendo (un poco) de la grasa y se concentra sápidamente.

El local es pequeñito, como para el arrumaco nocturno, pero tiene una terraza en planta alta que se abre a la calle de Zamora y se presta, dominicalmente, a la comida ruidosa y familiar.

En la carta hay un pollo rostizado con yerbas y otro con adobo entre ahumado, ligeramente dulce y apenas picante; una porchetta (panza de puerco, enrollada y rostizada) condimentada con hinojo; una pata de guajolote que hay que comer con la mano estilo película medieval; un ramen en que se destilan todos los rostizados.

También una sopa de haba que se ha llevado muy buenos comentos y un crumble de pera que agarra carácter indio con un helado de cardamomo.

Es, repetimos, chiquito. Se llena rápido: hay que reservar.

Zamora 33, Condesa; T 5211 7196

Por Glam Out

¿Te gustó? Compártelo o deja tu comentario

       

TOP DE NOTAS !